atención integral en adicciones

​El tratamiento de adicciones es uno de los campos de la psicología, que más ha evolucionado en nuestro siglo, amparado por la presencia real en la cultura. No obstante aún es considerado, un área de abordaje terapéutico largo y complejo tanto para el cliente, como para la familia y para el profesional.


Desde Aulespai, proponemos un estilo de trabajo directo, honesto y constructivo. Afortunadamente, es posible y efectivo trabajar en y desde el entorno del cliente, así se refuerza el vínculo tan necesario con la familia y la red social, hecho que acompaña a la firme convicción personal de que la persona adicta ES mucho más que un adict@, también puede ser un persona eficaz en su ámbito profesional y comunitario, por tanto señalarlo, culparlo y excluirlo, no es una buena medida “a priori”, si lo que pretendemos es que esa persona siga funcionando con cierta normalidad y pueda aumentar sus recursos personales más inmediatos; aquellos que se estancaron cuando desarrolló la conducta adictiva.


Con la intervención, lógicamente, se le ayuda y orienta para que esas áreas de eficiencia se mantengan, pero sin la conducta adictiva. Y también que desarrolle otras facetas en la medida de lo posible, que le servirán como nuevas herramientas de cambio positivo, mantenimiento de la salud y por extensión, de bienestar psicológico y físico.
Una cuestión importante: existen adicciones a sustancias tóxicas (alcohol, cocaína, cannabis, heroína, etc…) y otras, de reciente aparición en las que no hay sustancia tóxica, pero si conducta adictiva-compulsiva, por ejemplo: a ir de compras, uso de videojuegos, Internet, juego, sexo, etc…No obstante, se tratan de manera similar, ya que el proceso de dependencia y adicción es el mismo, lo único que suele manifestarse de manera diferente, es el deterioro físico y cognitivo, cuando existe una sustancia tóxica.


En Aulespai, partimos de la premisa de conciencia de enfermedad y abordamos la adicción desde diversos “frentes de acción”, para tratar de re-ordenar y re-estructurar todas las parcelas personales, que se fueron quedando bloqueadas o con un funcionamiento precario, cuando la persona desarrolló su conducta adictiva. Así pues:


• se realiza una revisión médica, para el caso que sea recomendable una medicación, así como para supervisar el estado de salud física del cliente.
• se hace terapia psicológica, con la finalidad de tratar de resolver aquellos conflictos que le llevaron a la adicción, se le acompaña y se le ofrecen herramientas de protección, para que la propia persona sea el motor de su cambio a mejor.
• se trabaja con la familia y entorno más inmediato, para, por un lado, reforzar positivamente la red social que mantenga a la persona lejos de la conducta adictiva, y por otro lado, resolver los conflictos familiares que se originaron con la presencia de la conducta adictiva.
• se le proponen actividades de formación que enriquezcan y mantengan las habilidades sociales re-aprendidas o adquiridas, después del tratamiento.
De esta manera, creemos que una persona puede recuperarse de su adicción, si: hay una comunicación clara, una motivación para el cambio y mucho trabajo en común, tanto del terapeuta, como de la familia, como por supuesto y fundamentalmente, del cliente

 

.

Co-Adicciónes

Programas