PEDROGRANADOSGIL

Compulsión a la completud.(Café, Copa y Puro)

Desde los primeros meses de nuestra vida ya comenzamos a integrar una serie de patrones relacionados con la satisfacción inmediata y es que, en mayor o en menor medida nuestros padres se encargan de satisfacer con comida, con calor, con agua o aseos, toda una serie de primeras necesidades y que conseguimos y aprendemos a pedir a través del llanto.

Un bebe llora y su mama se encarga de darle de comer, después y ya en los primeros años empezamos a aprender a esperar o incluso a no conseguir lo que se quiere y cuando se pide y no se obtiene es cuando se conecta con la rabia y la frustración, en la que muchas veces aprendemos de diversas maneras a llamar la atención pues comprobamos claramente que no nos van a dar lo que pedimos. Lo que no sabemos, o no nos damos cuenta es de que no hay nada ni nadie que pueda saciar o calmar nuestras necesidades, pues es nuestra compulsión a la completud que es algo así como ¡lo quiero todo! Se lo pides a tu padre, a tu madre, a tus amigos, a tu pareja, y no hablo solo de lo material, en el terreno afectivo-emocional también, ¡tenéis que quererme mucho! pero cuando lo conseguimos no nos basta, ¡lo quiero todo! Siempre nos falta algo y no somos conscientes de que no existe la completud total, nunca llegamos a estar totalmente completos, de ahí viene la glotonería de la comida, el sexo, el trabajo, comprar cosas, las drogas o incluso agarrarse a las emociones, como la rabia, la tristeza, la alegría o la depresión y es que los estados de sumisión a veces dan mucho poder y beneficios y diría que hasta un cierto buen sabor. Son estados de fijación emocional a los que nos hacemos adictos, ya sea por los beneficios que se obtiene, o como decía por ese cierto buen sabor.

La conducta adictiva no necesariamente viene precedida por sustancias o drogas, cuando una adicción psicológica nos lleva a hacer cosas de forma repetida y continuada muy a pesar de las consecuencias negativas para nosotros y los demás es también una adicción.

No me gustaría que mis palabras fueran tomadas como una doctrina, incluso tomando mi responsabilidad llegar a proyectar mis categorías morales o de educación, quiero dejar claro de que soy partidario de que cada uno con su cuerpo y con su dinero hace lo que quiere y que la manera de realizarse de cada uno es igual de válida que cualquier otra.


Insisto en que mi orientación gestáltica me dice siempre que hay que poner CONCIENCIA y si es necesario nos cuestionemos nuestras incoherencias y añadir el sentido común a las cosas que hacemos que muchas veces nos perjudican a nosotros y a los de nuestro entorno, no olvidemos que somos seres sociales.

De una forma más practica o incluso clínica seria preguntarse, ¿Por qué no puedo dejar de hacer esto, si me doy cuenta de que me esta llevando a situaciones criticas o incluso dramáticas?, ¡bien! Si es así se le llama DEPENDENCIA, dependo de algo o de alguien y me cuesta un enorme esfuerzo dejar de hacerlo.

Siempre es recomendable la psicoterapia ya que difícilmente se consigue sin una ayuda externa, ya que en una gran mayoría de personas que funcionan de esta manera es su forma de escape a posibles problemas existenciales que pueden ir solucionando en la medida que se pone en práctica unos nuevos hábitos o estilo de vida.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.