PEDROGRANADOSGIL

Lo que cura y lo que enseña es la persona

¿Cuántas veces habéis escuchado?, “Cambié de médico o de psicólogo o de profesor de yoga y ahora me va mejor” o bien, desde que mi hijo/a tiene otro profesor o tutor aprueba y entiende mejor las materias. Detrás de las teorías, carreras universitarias, masters, doctorados hay una persona y de lo que es esa persona, dependerá el éxito de sus alumnos, pacientes o clientes, por supuesto nada más lejos de mi intención desvalorar las formaciones académicas, es más, decir la gran admiración y respeto que siento por las personas académicamente preparadas por el gran esfuerzo y dedicación durante toda su vida invertida en conocimientos. Lo que me gustaría transmitir es en memoria de Guillermo Borja, terapeuta gestáltico ya fallecido y es que, a ser persona no te enseña nadie, solo tú mismo y lo que hagas con tus vivencias y experiencias. Ser persona no se puede estudiar, uno se hace viviendo.


“Es obvio que el trabajo de psicoterapia exige un alto grado de responsabilidad y compromiso. Uno no se prepara en cinco años, uno no se prepara con un doctorado, porque así solo ha adquirido conocimiento académicos, los cuales no son la curación. La verdadera preparación es el camino, y el camino es la vida misma. No se puede estudiar para persona. No se estudia para dejar de tener conflictos y sufrimientos. Hay que hacer un gran trabajo en lo personal. El terapeuta es como un viejo que ya recorrió el camino, y esa es una actitud que no se puede transmitir en palabras. La presencia misma son las arrugas que tiene, las heridas cuyas cicatrices son visibles para el paciente. La presencia dá confianza y dá la posibilidad de continuar, de saber que uno va bien. Porque al entrar en una psicoterapia profunda, la única curación que uno puede brindar es que uno ha reconocido el sufrimiento de uno mismo, el dolor en uno mismo y los ha trascendido. Entonces, está bien dominar una técnica, está bien haber realizado un aprendizaje intelectual y formativo, pero un buen terapeuta debe soltar los instrumentos, debe arriesgarse a soltar la técnica y a apoyarse en sí mismo.”

La técnica no cura, quien cura es la persona.


Guillermo Borja. La locura lo cura, Editorial la llave

Tengo un sueño y es que algún día también nuestros hijos puedan elegir que persona quieren para que sea su maestro, solo de esa manera podemos saber realmente quien además de ser un buen profesor, es persona.

Cuando pasan los años no te acuerdas de las teorías que enseñaban en la escuela, pero si recuerdas al profesor que las enseñó.

Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.